Rodillo Estimulador Térmico Pró-Fono

$39,900

Agotado

Descripción

El estimulador térmico consiste en un tubo de aluminio unido por una varilla de acero galvanizado que lo hace rodar. Diseñado por la logopeda Elisa Bento de Carvalho Altmann, tiene como objetivo estimular la sensibilidad térmica y el consiguiente aumento de la propiocepción (una sensación que tiene una cierta parte del cuerpo y es proporcional al control motor). El estímulo frío se considera más efectivo, ya que hay un mayor número de estos receptores. Además, la sensación de frío permanece durante unos segundos incluso después de la retirada del estímulo.

Indicaciones: el uso de este dispositivo tiene el objetivo de obtener el control motor de las funciones neurovegetativas, el habla y la adaptación de los órganos fonoarticuladores. Se puede usar en varias patologías del habla e incluso en bebés recién nacidos.

Modo de uso: retire la tapa de un extremo del tubo de aluminio y coloque agua fría o caliente dentro de él, según el tipo de estímulo deseado. El tubo con agua se puede colocar directamente en el congelador. Su objetivo principal es ser utilizado en la cara, más específicamente en los labios, debido a su gran respuesta a la temperatura, especialmente al frío. La estimulación térmica debe realizarse de una a tres veces al día, según lo recomendado por el logopeda responsable.

Precauciones: cuando el estimulador térmico se coloca en el congelador, llene solo el 80% del tubo de aluminio con agua debido a la expansión del líquido. Para evitar quemaduras en la cara cuando se llena con agua tibia, se recomienda probar la sensibilidad a la temperatura en la parte superior del logopeda o tutor antes de usar.

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Rodillo Estimulador Térmico Pró-Fono”

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *